Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

  1. Banca responsable
  2. Buenas prácticas bancarias

Buenas prácticas bancarias

Comienza el contenido principal

Bankia cuenta con sistemas de control interno y gestión de riesgos que aseguran el cumplimiento de las normas que le son de aplicación y que garanticen las buenas prácticas bancarias.

Prevención de riesgo penal

La entidad dispone de un modelo de prevención de riesgo penal en línea con las mejores prácticas del sector, lo que le permite identificar las actividades objeto de prevención y poner en práctica los protocolos y procedimientos necesarios para evitar comportamientos que puedan derivar en ilícitos penales y garantizar el cumplimiento de las normas de su Código Ético y de Conducta.

El modelo se basa en la identificación de los riesgos de la comisión de ilícitos penales que se deriven de la actividad y en la implantación y ejecución periódica de controles, tanto generales como específicos, a través de aplicaciones informáticas que hacen posible detectar cualquier circunstancia que pueda suponer un incremento de los riesgos.


273
NÚMERO DE EMPLEADOS FORMADOS
EN PREVENCIÓN DE RIESGO PENAL

Prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo

La Dirección de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo de Bankia se encarga de proponer y desarrollar la normativa de carácter interno para la prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo y aplicación de las sanciones y contramedidas financieras internacionales en el banco, de acuerdo con la legislación vigente y realizar controles para garantizar su cumplimiento.

Siguiendo el enfoque basado en el riesgo indicado en la Ley 10/2010, esta Dirección establece, aplica y mantiene procedimientos para prevenir y detectar el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, así como mecanismos para la correcta aplicación de las sanciones y contramedidas financieras internacionales, proponiendo la adopción de medidas para corregir y minimizar el riesgo de incumplimiento.

También adapta y revisa las herramientas para la identificación y gestión de alertas (screening) y el modelo de asignación de riesgo a clientes (RBA), además de analizar alertas operativas y de aceptación/ seguimiento de clientes susceptibles de estar relacionadas con blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Adicionalmente, tal y como dispone la Ley 10/2010, la Dirección cuenta con una de las principales herramientas de mercado para la generación y gestión de alertas, cuya parametrización es revisada de manera periódica adaptándose a los riesgos en el ámbito de blanqueo de capitales.

Asimismo, se han desarrollado e implementado una serie de ‘escenarios dinámicos’ que permiten la detección y análisis de alertas.


999
NÚMERO DE EMPLEADOS FORMADOS
EN PREVENCIÓN DE BLANQUEO DE CAPITALES
 Y FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO

Debido al compromiso de Bankia con la prevención del blanqueo y financiación del terrorismo, entendiendo que es una tarea que afecta a toda la entidad, la Dirección de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo está estructurada en tres unidades en base a la tipología del negocio (minorista y mayorista) y la especialización operativa (UFICs), procurando un mejor acompañamiento y soporte a la red. Se busca cumplir con las funciones generales indicadas, una atención especializada en función del ámbito.

Así, las obligaciones principales de cada ámbito son:

MINORISTA

  • Soporte, monitorización y control de negocio de los centros dependientes de Red Minorista.
  • Reportar al supervisor los requerimientos de información del regulador, así como la Declaración mensual de operaciones y fichero de titulares financieras.
  • Formar y sensibilizar a la primera línea en materia de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

MAYORISTA

  • Soporte, monitorización y control de negocio de los centros de Banca Privada, Banca de Empresas y Banca Corporativa, Corresponsalía Bancaria y Red Agencial.
  • Operativa de Comercio Exterior.
  • Operaciones inmobiliarias y desinversiones.

UFICs:

  • Análisis operativo y estratégico sobre colectivos de riesgo.
  • Financiación de Terrorismo: alertas, casos y modelos.

En el ejercicio 2020 se prevé la trasposición, a nivel nacional, de la Quinta Directiva durante 2020, modificando la actual ley 10/2010, así como su Reglamento de desarrollo (RD 302/2014), que está pendiente de incorporar las novedades de la Cuarta Directiva traspuesta el 31 de agosto de 2018 mediante el RD-Ley 11/2018.

A nivel europeo, el Parlamento Europeo aprobó el 16 de abril de 2019 nuevas normas para reforzar los sistemas de supervisión financiera que otorgan mayores competencias a la Autoridad Bancaria Europea (EBA) para reforzar la lucha contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Prevención de abuso de mercado

Con la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Abuso de Mercado en 2016, Reglamento (UE) 596/2014, de 16 de abril de 2014 y su normativa de desarrollo, se introdujeron modificaciones en las obligaciones y requisitos que motivaron la correcta adaptación de la entidad a la normativa con el objetivo de reforzar la integridad del mercado y cumplir con los mecanismos de implementación y supervisión a nivel europeo.

En este sentido, se ajustaron las herramientas y la formación de los empleados para fomentar la cultura en torno a la detección y prevención de actividades sospechosas de abuso de mercado y adaptarse a las modificaciones del Código Penal.

Actuaciones normativas en materia
de servicios de inversión

En 2019, Bankia ha trabajado para consolidar el modelo de distribución de productos de inversión preservando el objetivo de la normativa MiFID II de ofrecer la mayor protección a los clientes. Para ello, se mantuvo una formación continua a los empleados, se implicó al más alto nivel de la organización en el lanzamiento de nuevos productos y en el seguimiento de su comercialización, al tiempo que se implantaron controles automáticos en los distintos canales y servicios de inversión de la entidad que aseguran la distribución de productos únicamente si se adaptan al perfil del cliente. Además, se fortalecieron los procedimientos de comunicación a clientes dotándoles de una mayor transparencia y se hizo accesible la gestión de carteras a través del servicio Bankia Gestión Experta.

Regulación de contratos de crédito inmobiliario

La Dirección de Cumplimiento Normativo de Bankia ha colaborado en un proyecto de implantación a nivel de entidad de la regulación de los contratos de crédito inmobiliario en coordinación con el resto de las agrupaciones afectadas desde el inicio de 2019. El objetivo último de esta norma es reforzar las garantías para los prestatarios en el proceso de contratación y evitar la ejecución de este tipo de préstamos en vía judicial con la consiguiente pérdida de la vivienda.

Un total de 675 empleados se certificaron en LCI en 2019, entre los que se encontraban directores de oficina, técnicos de direcciones de zona, equipos de riesgos, marketing y organización.

Está previsto que en 2020 se formen y certifiquen alrededor de 6.700 profesionales, de los cuales 1.700 se examinaron en el mes de febrero y los 5.000 restantes con previsión de hacerlo en mayo.

Auditoría y control interno

Durante el ejercicio 2019, y en línea con la transformación digital que está llevando a cabo el banco, la Dirección Corporativa de Auditoría Interna ha desarrollado varias iniciativas que van a permitir mejorar la obtención de la información a revisar, aumentar el volumen de las verificaciones y disponer de unos sistemas de información más eficientes.


980
NÚMERO DE ALERTAS
DE PREVENCIÓN DEL FRAUDE

Sistemas de información

El objetivo de Bankia en este ámbito es optimizar el uso de los datos para generar valor desde unos sólidos principios éticos y de privacidad. Para lograrlo, el banco ha implantado un modelo de gobierno y calidad del dato sostenible y ha construido un informacional único y gobernado que da cobertura a la mayoría de las necesidades informacionales, tanto de usuarios internos como del supervisor.

El reto es convertir a Bankia en una organización data-driven en la que el dato sea un activo de valor estratégico y que todas las decisiones que se tomen estén basadas en datos, con una cultura colaborativa y transparente y con los mejores estándares de seguridad, privacidad y ética en la gestión.

Política fiscal

El fomento de una fiscalidad responsable es fundamental para Bankia en el desarrollo de su actividad financiera, con el impulso de herramientas para la prevención y la lucha contra el fraude, además del desarrollo de programas de transparencia.

El Consejo de Administración de la entidad es el encargado de definir la estrategia fiscal. Este órgano es el responsable de aprobar la presencia en territorios considerados paraísos fiscales y la creación de estructuras fiscales que, en ningún caso, se utilizan para facilitar la evasión fiscal ni para incumplir la normativa. Bankia no opera en paraísos fiscales para eludir sus obligaciones fiscales.

El Consejo de Administración también tiene que dar el visto bueno a las desinversiones en sociedades, el uso de incentivos fiscales y la contratación de asesores fiscales externos.

Bankia mantiene una política transparente sobre la gestión fiscal y el pago de sus impuestos y aplica la normativa fiscal vigente en España, ámbito en el que desarrolla la totalidad de su actividad, además de asumir directrices de instituciones internacionales como la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

También realiza un análisis de las operaciones con especial riesgo fiscal en función de, entre otros, su impacto en la reputación corporativa, en los accionistas y clientes, y en la relación con las autoridades fiscales.

La entidad forma parte del Foro de Grandes Empresas, que promueve una mayor relación cooperativa entre las compañías y la Agencia Española de la Administración Tributaria (AEAT) y está adherida al Código de Buenas Prácticas Tributarias de la AEAT.

Protección y ética del dato

Para Bankia, la información de sus clientes y su seguridad es un activo esencial. Por ello, la protección de esta información es una de las principales prioridades de la entidad ante los continuos avances tecnológicos.

El banco tiene como objetivo garantizar la adecuada aplicación de los principios y derechos de los clientes en materia de protección de datos, sobre la base de su privacidad, y todo ello dentro del proceso de digitalización responsable enmarcado en el Plan Estratégico 2018-2020.

La protección de datos tiene por objeto garantizar y proteger los derechos fundamentales de las personas físicas en lo que concierne a sus datos personales, especialmente su honor e intimidad personal y familiar. Las normas que regulan esta materia son el Reglamento (UE) 2016/679, relativo a la protección de las personas físicas, en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, más conocido como RGPD o GDPR, y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales.


1.501
NÚMERO DE EMPLEADOS FORMADOS
EN PROTECCIÓN DE DATOS EN 2019

Seguridad de la información

Bankia se encuentra inmersa en el Plan Estratégico de Ciberseguridad PECI 2019-2021, que tiene como centro la gestión del riesgo y el aseguramiento de la efectividad de los controles implantados.

A lo largo de 2019, se transformó el modelo de gestión del ciberriesgo y assurance para cuantificar el riesgo al que estaría expuesto el banco en el caso de amenaza, se avanzó en la seguridad en el ciclo de desarrollo de software y se transformó el modelo de gobierno de prevención del fraude.

En este ejercicio también se realizó una revisión completa de los Análisis de Impacto del Negocio (BIA, por sus siglas en inglés) para identificar las actividades críticas, requisitos de tiempo de recuperación y medios y recursos para su continuidad.

Entre los retos para 2020 se encuentra la automatización adaptativa de controles de ciberseguridad en función del ciberriesgo, la optimización y automatización de los modelos de reporte, el análisis del comportamiento de usuario, la adaptación ágil a nuevos ciberriesgos y amenazas, el perímetro de seguridad de la información inteligente, la optimización de los modelos de integración de seguridad física y lógica y la optimización en el análisis interno y de terceras partes de compliance con las normas de seguridad de la información.


8
NÚMERO DE REUNIONES
DEL COMITÉ DE CIBERSEGURIDAD


5,78 Mill.€
INVERSIÓN EN PREVENCIÓN
DEL RIESGO EN CIBERSEGURIDAD

Derechos humanos

En julio de 2019, el Consejo de Administración de Bankia aprobó una nueva política de Protección y Respeto de los Derechos Humanos en la que se definen las responsabilidades que asume en cuanto a respetar los derechos humanos en su actuación con los profesionales, clientes, proveedores y socios comerciales y la sociedad en su conjunto con la implementación de mecanismos de prevención, comunicación y sanción.

También establece un compromiso con los derechos humanos enfocado a evaluar y comprender el entorno socioecónomico, reconocer y respetar la identidad de las personas y sus comunidades, establecer un sistema de diálogo proactivo con los grupos de interés y promover el conocimiento y el cumplimiento de este compromiso.

Además, el banco establece la debida diligencia para identificar y evaluar los potenciales impactos, integrar las conclusiones de las evaluaciones en los procesos internos para adoptar las medidas oportunas de prevención y mitigación de posibles impactos, dar seguimiento y contrastar su eficacia, y comunicarlas externamente.

PARTICIPACIÓN EN GRUPOS DE INFLUENCIA

SUGERIDOR DE CONTENIDOS

Utiliza el sugeridor de contenidos para guiarte a través del Informe Anual

OTRA SUGERENCIA

Haga click para ver contenidos relacionados

 

Noticias relacionadas

Bankia firma los Principios de Banca Responsable de Naciones Unidas junto a 130 bancos mundiales

Seguir leyendo

Bankia ha destinado 100 millones de euros a proyectos sociales y medioambientales en los últimos seis años

Seguir leyendo

Bankia se adhiere a los principios del Código EJE&CON de Buenas Prácticas

Seguir leyendo

Fin del contenido principal