Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Un pilar estratégico

Comienza el contenido principal

BANKIA CUENTA CON UNA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA ADAPTADA A LOS REQUISITOS REGULATORIOS PARA ASEGURAR LA EFICACIA DE SU POLÍTICA DE GESTIÓN DEL RIESGO.

El principal objetivo de la gestión de riesgos es preservar la solidez del Grupo Bankia, impulsando la creación de valor y el desarrollo del negocio de acuerdo con los niveles de apetito al riesgo determinados por los órganos de gobierno. Con este fin, proporciona las herramientas que permiten la valoración, el control y el seguimiento del riesgo solicitado y autorizado, la gestión de la morosidad y la recuperación de los riesgos impagados.

La entidad dispone de un modelo organizativo coherente con la función de riesgos. En este sentido, y siguiendo las directrices regulatorias del Banco Central Europeo, en diciembre de 2017 se actualizó la estructura de la función de riesgos, cuya gestión se distribuye en dos direcciones corporativas: la de Riesgos (que se constituye como segunda línea de defensa) y la de Riesgos de Crédito (que asume la gestión de los activos adjudicados).

APETITO AL RIESGO Y PLANIFICACIÓN DE CAPITAL

Bankia dispone de un Marco de Apetito y Tolerancia al Riesgo, aprobado por el Consejo de Administración, que es el elemento más importante en la gestión de riesgos, entendiendo por apetito al riesgo la cantidad y el tipo de riesgo que la entidad quiere asumir en el transcurso de su actividad para la consecución de sus objetivos. Dentro del marco se establecen un conjunto de elementos que permiten tener una visión completa de los niveles de apetito, tolerancia y capacidad en relación con cada uno de los riesgos.

Un segundo eje estratégico es el Marco de Planificación de Capital, que define las líneas de actuación en materia de riesgos y capital en una situación normal de negocio.

Como complemento a los marcos de Apetito al Riesgo y de Planificación de Capital, el Plan de Recuperación (Recovery Plan) establece  las posibles medidas a adoptar ante una hipotética situación de crisis.

EL DECÁLOGO DE LA GESTIÓN DE RIESGOS

  1. Independencia y globalidad con el fin de asegurar una adecuada información para la toma de decisiones.
  2. Objetividad en la toma de decisiones, incorporando todos los factores de riesgo relevante.
  3. Gestión activa de la vida del riesgo, desde el análisis previo a la aprobación hasta su extinción.
  4. Procesos y procedimientos claros, revisados periódicamente de acuerdo con las nuevas necesidades y con líneas de responsabilidad bien definidas.
  5. Gestión integrada de todos los riesgos mediante su identificación y cuantificación.
  6. Diferenciación del tratamiento del riesgo, circuitos y procedimientos.
  7. Generación, implantación y difusión de herramientas avanzadas de apoyo a la decisión.
  8. Descentralización de la toma de decisiones en función de las metodologías y herramientas disponibles.
  9. Inclusión de la variable riesgo en las decisiones de negocio en todos los ámbitos (estratégico, táctico y operativo).
  10. Alineación de los objetivos de la función de riesgos y de sus profesionales con los de la entidad.

LA CLAVE DEL GOBIERNO CORPORATIVO

Uno de los aspectos más significativos que incorpora la normativa europea es la introducción del gobierno corporativo como un elemento fundamental en la gestión del riesgo. Así, esta regulación establece que las entidades han de dotarse de sólidos procedimientos de gobierno corporativo, incluyendo una estructura organizativa clara, mecanismos adecuados de control interno y procedimientos eficaces de identificación, gestión, control y comunicación de los riesgos, así como políticas y prácticas de remuneración adecuadas.

Bankia cuenta con una estructura bien definida de supervisión y control de los riesgos con la siguiente asignación de funciones y responsabilidades:

Consejo de Administración

Determina y aprueba las estrategias y procedimientos generales de control interno, así como las políticas de asunción, gestión, control y reducción de los riesgos a los que el Grupo está expuesto. Tiene constituidas diversas comisiones de ámbito interno con diferentes atribuciones.


Comisión de Auditoría y Cumplimiento

Supervisa la eficacia del control interno de la entidad, la auditoría interna y los sistemas de gestión de riesgos.


Comisión Consultiva de Riesgos

Su principal función es asesorar al Consejo de Administración sobre la propensión global al riesgo  de la entidad y su estrategia en este ámbito.


Comisión Delegada de Riesgos

Es el órgano encargado de aprobar los riesgos en su ámbito de delegación y tutelar y administrar el ejercicio de las delegaciones en los órganos inferiores


ESTRUCTURA ORGANIZATIVA DEL CONTROL DE RIESGOS

PLAN DE TRANSFORMACIÓN 2016-2018

La estrategia de gestión del riesgo está regida por el Plan de Transformación 2016-2018, que consta de cinco principios:

  1. Un modelo de recuperaciones eficaz. Se potencia el recurso a las agencias de cobro, se centraliza la tramitación y se sistematiza la venta de pequeñas carteras.
  2. Dinamización del crédito sano. Se estimula el uso de modelos para el análisis de la información disponible y para mejorar el sistema de calificación crediticia.
  3. Sistema de alertas tempranas. El fin es construir una infraestructura que permita detectar con antelación los deterioros potenciales.
  4. Asignación de activos. El negocio debe orientarse hacia la maximización del valor económico, respetando los niveles del Marco de Apetito al Riesgo.
  5. Cultura y formación. La entidad promueve un plan de formación que incide en el perfil del riesgo y en la calidad de los datos. 

Fin del contenido principal

Compartir