Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

CARTA DEL PRESIDENTE

Comienza el contenido principal

"EL AÑO 2017 HA SIDO TREMENDAMENTE IMPORTANTE PARA NOSOTROS, PUESTO QUE HA SUPUESTO LA TRANSICIÓN DESDE UNA ETAPA DE REESTRUCTURACIÓN HACIA OTRA ENFOCADA AL CRECIMIENTO"

Durante 2017 el entorno macroeconómico y regulatorio ha tenido un impacto notable en todo el sector financiero. Además, en el caso concreto de Bankia, el año ha estado marcado por acontecimientos particulares que tendrán un claro efecto en el rumbo futuro del banco.

Los reguladores han continuado con el proceso de reforma y adaptación a nuevas normativas contables, pero también se ha avanzado de manera notable en nuevas regulaciones de modelo de negocio que se implementarán a lo largo de 2018, como son MiFID II, PSD2 o RGPD. 

En lo que se refiere concretamente a la actividad comercial bancaria, en el año 2017 se ha observado cierta recuperación. En Bankia, el tono más dinámico de la economía española, junto con el afianzamiento de nuestro posicionamiento comercial, han hecho que este año 2017 haya tenido un balance muy positivo.

En 2017 hemos sumado un total de 158.000 nuevos clientes, consecuencia de una apuesta clara que ya iniciamos en 2016 por implementar nuestro posicionamiento poniendo al cliente como centro de nuestra estrategia.

La mayor actividad comercial es un claro reflejo del resultado de este posicionamiento. Durante 2017 aumentó también la concesión de crédito en segmentos de gran importancia para el banco, con crecimientos anuales de las nuevas formalizaciones en hipotecas, consumo y pymes. Avanzamos con paso firme también en la gestión de recursos de clientes, con crecimientos significativos en patrimonios gestionados en fondos de inversión.

Centrándonos ya en los resultados del ejercicio, la estrategia comercial, el foco en la eficiencia y el control del coste del riesgo nos han permitido situar el beneficio atribuido en 816 millones de euros en 2017 y mantener el dividendo por acción en la misma cuantía que en 2016. Asimismo, hemos reforzado una ya sólida posición de solvencia. Este punto de partida es clave para afrontar una nueva etapa. Y es que 2017 ha sido un año tremendamente importante para nosotros, puesto que ha supuesto la transición desde una etapa de reestructuración hacia otra enfocada al crecimiento.

En noviembre de 2017 se cumplieron cinco años desde que la Comisión Europea impuso a la entidad un Plan de Reestructuración como contraprestación a las ayudas recibidas. En este periodo, hemos trabajado con el objetivo principal de aportar el máximo valor a nuestros accionistas y avanzar así en la devolución de ayudas. 

"Ese tesón y esfuerzo de todo un equipo comprometido nos llevó a alcanzar los objetivos del plan
mucho antes incluso de lo previsto"

El fin de las restricciones impuestas por la Comisión Europea nos permitirá ampliar nuestras actividades durante 2018, en ámbitos como la financiación a promotores, Mercado de Capitales o Banca Corporativa, y deja a la vista una entidad con un mayor dinamismo comercial, una importante mejora del nivel de activos improductivos y con una demostrada capacidad para generar capital de manera orgánica. Junto a este hito, el cierre del ejercicio vino marcado por otro acontecimiento significativo, como fue la venta de un nuevo paquete de acciones por parte del FROB que ha permitido a Bankia sumar otros 818 millones de euros en concepto de devolución de ayudas. Esta venta ha supuesto un nuevo paso hacia la completa normalización de Bankia.

Pero si algo ha definido el transcurso del año ha sido la fusión con BMN, una operación que se anunció en junio, obtuvo el visto bueno de las Juntas Generales de Accionistas en septiembre y recibió la luz verde de las autoridades regulatorias el pasado 28 de diciembre. Apoyada sobre una sólida lógica industrial y financiera, la integración de ambas entidades sitúa a Bankia en una buena posición para encarar el futuro como cuarto mayor banco del sector financiero español y como una de las entidades con mayores niveles de solvencia.

Este sólido punto de partida es fundamental para iniciar una nueva etapa que estará marcada por un nuevo Plan Estratégico 2018-2020. Nuestro objetivo es convertirnos en el mejor banco de España, líder en rentabilidad, solvencia y eficiencia, y repartir al final del periodo más de 2.500 millones de euros entre nuestros accionistas. Además, la diversidad jugará un papel determinante en nuestra mejora constante del gobierno corporativo, algo que ya ha quedado patente en este ejercicio, en el que un 50% de los directivos promocionados han sido mujeres.

La digitalización está transformando nuestra sociedad, y en Bankia queremos acompañar a nuestros clientes en esta transformación, poniendo a su disposición una completa plataforma multicanal, con el fin de que cada cliente se relacione con nosotros por cualquier medio que lo desee, para, de este modo, mejorar su satisfacción con nuestra entidad.

Las metas fijadas en este plan son retadoras y exigirán el máximo de cada uno de los integrantes de este banco para afrontar un entorno en permanente cambio, tanto en lo que respecta a nuestro negocio bancario, como en relación al contexto económico y social en el que desarrollamos nuestra actividad.

Estamos convencidos de nuestras capacidades, contamos con el apoyo de una gran base de clientes y accionistas, a los que estamos muy agradecidos por su confianza, y el compromiso de un gran equipo de profesionales, que sigue manteniendo como objetivo convertirnos en el mejor banco de España. Y en ese empeño nos encontrarán trabajando los próximos años.


JOSÉ IGNACIO GOIRIGOLZARRI

PRESIDENTE DE BANKIA

Fin del contenido principal

Compartir