Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Menú Descargar memoria anual

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Cerrar

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Cumpliendo nuestros planes
  3. Claves de actividad e información financiera 2016
2016 Informe Anual Bankia /

Claves de actividad e información financiera 2016

BANKIA CERRÓ EL EJERCICIO CON UNA CONFORTABLE POSICIÓN DE SOLVENCIA, QUE LE PERMITIÓ ELEVAR EL DIVIDENDO UN 5%. LOS BENEFICIOS SE REDUJERON HASTA LOS 804 MILLONES DE EUROS, DEBIDO A LOS BAJOS TIPOS DE INTERÉS Y AL IMPACTO INICIAL DE LA POLÍTICA DE EXENCIÓN DE COMISIONES, PERO LA TRANSFORMACIÓN DEL MODELO COMERCIAL YA HA EMPEZADO A DAR SUS FRUTOS.


Resultados

Bankia perseveró durante 2016 en su empeño de ser una entidad cada vez más alineada con las necesidades de los clientes (que son el eje principal del negocio), más eficiente, más sólida, y capaz de crear valor para sus accionistas y de continuar el proceso de devolución de las ayudas que recibió del Estado.

Una de las claves del año fue el reposicionamiento comercial de Bankia, que se inició en enero de 2016 con la decisión de retirar las comisiones a los clientes con ingresos domiciliados y que, a la vista de los favorables resultados obtenidos, se hizo extensiva posteriormente a los autónomos, los clientes digitales y las hipotecas.

La nueva política de comisiones dio un impulso a la actividad comercial, al generar mayor vinculación y satisfacción de los clientes con el banco, y trajo consigo algunos avances importantes:

  • El número de personas con su nómina o pensión domiciliadas en Bankia creció en 172.300 (un 6,9%).
  • Se emitieron 522.570 nuevas tarjetas de crédito o débito, lo que incrementó los pagos en comercios un 10,4%.
  • Los depósitos aumentaron en 1.859 millones de euros, hasta alcanzar los 98.848 millones.
  • Los recursos fuera de balance sumaron 20.096 millones, 1.080 millones más que a finales de 2015.
  • La cuota de mercado en fondos de inversión subió del 5,44% al 5,53%; la de crédito al consumo, del 4,17% al 4,84%, y la de financiación de empresas, del 7,03% al 7,16%.

Otro de los hitos de 2016 fue el avance en la transformación digital de Bankia, con la mejora de sus plataformas y la puesta en marcha de nuevos servicios. Los siguientes datos ilustran las positivas consecuencias de ese proceso:

  • El número de clientes multicanal avanzó un 20%, hasta situarse en el 37,6% del total.
  • Las transacciones realizadas con dispositivos móviles también dieron un gran paso (del 25,2% al 30%).
  • Los gestores personales del servicio de banca digital atiende ya a cerca de 300.000 clientes (el triple que en 2015), con un volumen de negocio de más de 11.000 millones.

La transformación del modelo comercial y los progresos en el ámbito de la multicanalidad repercutieron positivamente en el índice de satisfacción de los clientes, que pasó del 82,4 al 87,3%, el más alto del último lustro. La valoración del servicio prestado a través de pseudocompras fue del 7,64, frente al 7,04 de media sectorial.

Comisiones y tipos marcan el paso

El aumento de la vinculación de clientes permitió que, a lo largo del cuarto trimestre, las comisiones aportarán 213 millones de euros, la cifra más alta del ejercicio, contribuyendo así a atenuar el inicial impacto negativo de la exención de comisiones sobre los ingresos por ese concepto, que finalmente disminuyeron solo un 12,2%, hasta situarse en 824 millones.

También se vio afectado por circunstancias excepcionales el margen de intereses, que se situó en 2.148 millones de euros, un 18,1% menos. El margen se resintió de la caída del euríbor, de la menguante rentabilidad de las carteras de renta fija (entre ellas, la de los bonos de la Sareb) y de la eliminación de las cláusulas suelo, que Bankia no incorpora a las hipotecas a consumidores desde septiembre de 2015, pero que obligó a la entidad a provisionar 93 millones de euros en 2016.

Frente al descenso experimentado por el margen de intereses, el resultado de operaciones financieras (ROF) proporcionó 241 millones, gracias a las plusvalías derivadas de la rotación de la deuda pública incluida en la cartera de activos financieros disponibles para la venta.

* Los resultados de 2015 excluyen la aportación de City National Bank para facilitar la comparabilidad.

GASTOS: POR LA SENDA DE LA RACIONALIZACIÓN

Para atenuar el impacto negativo del descenso de los ingresos por comisiones y de los tipos de interés, Bankia continuó aplicando una estricta política de gestión de costes, que le ayudó a alcanzar un ratio de eficiencia del 48,9% al término de 2016, uno de los mejores entre las grandes entidades financieras españolas.

En concreto, los gastos de explotación (administración y amortizaciones) mantuvieron una tónica descendente desde el primer trimestre del año y se anotaron un descenso anual del 3,1%. Especialmente significativa fue la rebaja de los gastos generales y de personal, propiciada por las medidas de racionalización llevadas a cabo tras finalizar la reestructuración del grupo.

También contribuyó a sostener la cuenta de resultados el continuo proceso de mejora de la calidad del balance, que se tradujo en una reducción del saldo de créditos dudosos y de activos adjudicados y, en consecuencia, de las provisiones.

Estas absorbieron 494 millones de euros, un 31,4% menos que en 2015, a los que hay que añadir los 93 millones para hacer frente a la nulidad de las cláusulas suelo. Como en el ejercicio anterior ya se habían dotado 114 millones de euros para compensar el riesgo potencial por ese concepto, Bankia considera totalmente cubiertos los efectos derivados de dicha contingencia.

BENEFICIOS: EL DIVIDENDO CRECE APOYADO EN LA SOLVENCIA

Fruto de todo lo anterior fue un beneficio neto atribuido de 804 millones de euros, que cayó un 22,7% respecto al obtenido en 2015.

Con independencia del contexto de tipos de interés y de la puesta en marcha de la nueva política de comisiones, dos hechos concretos explican en buena medida el retroceso del beneficio. Por un lado, las ya mencionadas provisiones por las cláusulas suelo. Y, por otro, la comparación no homogénea con los resultados de 2015, que incluyeron los 164 millones de euros aportados por la venta del City National Bank of Florida.

A pesar de todo, Bankia mantiene una holgada posición de solvencia, como muestra el hecho de que cerrara 2016 con un ratio de capital ordinario (CET1) fully loaded (es decir, incluyendo los requisitos de Basilea para 2019) del 13,02%, tras subir 76 puntos básicos durante el ejercicio. Si se tienen en cuenta las plusvalías de las carteras de deuda pública, el porcentaje sería del 13,53%. Estos índices son muy superiores (en 252 y 302 puntos básicos, respectivamente) a los niveles mínimos exigidos por el BCE y casi duplican el ratio CET1 fully loaded (6,82%) que tenía la entidad después de la inyección de fondos públicos de 2012.

La mejora de la solvencia es consecuencia de la capitalización del beneficio (una vez descontado el dividendo), del proceso de desapalancamiento del balance y venta de activos no estratégicos y de la apuesta por un crecimiento centrado en segmentos del negocio con una alta calidad crediticia.

820 Millones
Dividendos abonados en tres ejercicios

En vista de esta situación, el Consejo de Administración acordó proponer a la Junta General un dividendo de 317 millones de euros, superior en un 5% al distribuido con cargo a 2015. Se eleva así a 820 millones la parte de los beneficios que han ido a parar a los accionistas durante los tres últimos ejercicios. De ellos, 530 millones correspondieron al Estado, que sigue recuperando las ayudas concedidas al banco en su momento.

solvencia CET 1 FULLY LOADED

Saldos dudosos y tasa de morosidad

UN BANCO CADA VEZ MÁS SANO

Bankia cerró 2016 siendo una entidad más sana. Los activos dudosos del grupo se situaron en 11.476 millones de euros, 1.520 millones menos (el 11,7%) que en diciembre de 2015. Las menores entradas en mora, la buena gestión de las recuperaciones y la venta de carteras (fundamentalmente de pymes) explican ese descenso.

Como consecuencia de ello, la tasa de morosidad bajó 100 puntos básicos, hasta situarse en el 9,8%, y la cobertura de saldos dudosos alcanzó el 55,1%, a pesar de los cambios de estimación introducidos por el Banco de España.

La estrategia de reducción de activos problemáticos se extendió al saldo de inmuebles adjudicados, que descendió un 16,4%, con la venta de 9.350 de ellos, lo que permitió ingresar 535 millones de euros. A 31 de diciembre, el 80% del stock eran activos líquidos (en particular, vivienda usada y obra nueva), lo que facilita su futura desinversión.

Por otra parte, Bankia acabó 2016 con una estructura de financiación minorista equilibrada, siendo el ratio de créditos sobre depósitos del 97,2%. La financiación mayorista representa el 11% de los recursos ajenos del grupo. Durante el año se han realizado nuevas emisiones por un valor de 2.286 millones de euros. La financiación procedente del BCE ascendía a 14.969 millones de euros.

EVOLUCIÓN DE LA ACCIÓN

Los mercados financieros sufrieron importantes turbulencias durante 2016 por la inestabilidad geopolítica derivada del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea y de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. En este contexto, el Ibex-35 cerró el ejercicio en negativo, con una caída del 2%.

El comportamiento bursátil del sector financiero fue claramente diferente entre el primer y el segundo semestre. Hasta mediados de 2016 se notó la ralentización de los niveles de actividad y el efecto en las cuentas de resultados de una política monetaria extraordinariamente laxa por parte del BCE. En la segunda parte del año, en cambio, las valoraciones se recuperaron de forma significativa, ante las perspectivas de una mejora sostenible en la economía y en los niveles de inflación. Aun así, el Euro Stoxx Banks se dejó un 8% en el conjunto de los 12 meses.

La acción de Bankia retrocedió un 9,6%, en línea con el sector. El volumen medio de contratación diaria fue de 32,3 millones de títulos, con un importe medio de 26 millones de euros. El número de acciones emitidas se mantuvo sin cambios en 11.517 millones de acciones, de las que el 34,1% cotizaban libremente en el mercado (free float) y el 65,9% estaban en manos de BFA, la matriz de Bankia que es propiedad del Estado.

Evolución del precio de la acción Bankia, IBEX y Euro STOXX Banks durante 2016 en base 100

 

Segundo dividendo

Tras su aprobación en la Junta General de Accionistas, Bankia realizó el 31 de marzo un pago de dividendo con cargo a los beneficios de 2015 íntegramente en efectivo, el segundo de su historia. Fue de 2,625 céntimos por título y supuso un desembolso de 300,7 millones de euros. El porcentaje del beneficio repartido entre los accionistas (pay out) se situó en el 29%.

Dividendo

En millones de euros.

+50%

De dividendos entre los años
2014 y 2016

Consejo de analistas

1,044 €
Cotización máxima

11.183 Mill €
Capitalización bursátil al cierre 2016

A 31 de diciembre de 2016, el número de casas de análisis que cubrían activamente y proporcionaban precio objetivo de la acción de Bankia eran 33, dos más que en 2015. El precio objetivo del consenso de analistas era en ese momento de 0,87 euros por acción. El 39,4% de las recomendaciones era de compra, frente al 21,2% de venta y el 39,4% de mantener.

Número  de analistas cubriendo la acción

 

Evolución de recomendaciones, precio objetivo y precio de cierre 

RATING

El rating soberano se mantuvo estable. Tanto Standard & Poor’s (S&P) como Fitch y DBRS ratificaron el rating de España en “BBB+”, “BBB+” y “A low”, respectivamente, todos con perspectiva estable. Las tres agencias tuvieron en cuenta la consolidación de las variables macroeconómicas del país y la estabilización del mercado inmobiliario, con los consiguientes efectos favorables para la banca.

Por lo que respecta a Bankia, la consecución de todos los objetivos del Plan Estratégico 2012-2015, la positiva evolución del negocio bancario, la reducción de activos problemáticos y la mejora de la capitalización influyeron positivamente en las calificaciones durante 2016. Fueron las siguientes:

Standard & Poor’s

El 5 de abril elevó el rating de Bankia de “BB” a “BB+”, manteniendo la perspectiva positiva, como reflejo de la mejora observada en el perfil de financiación y liquidez de la entidad. El rating a corto plazo se ratificó en “B”, el rating a largo plazo se situó en “BB+“ y el de la deuda subordinada subió de “B” a “B+”. En cuanto al rating intrínseco, pasó de “bb” a “bb+“, con un avance de tres escalones respecto a 2013, cuando estaba en “b+”. El aumento de la calidad de activos, la gestión prudente de los riesgos, la estabilización del negocio y la franquicia, y el reforzamiento del capital y de la posición de funding explican ese progreso. El 15 de enero, S&P ratificó el rating de cédulas hipotecarias de Bankia en “A+/Estable”, valorando positivamente en particular la reducción del riesgo asociado a la cartera de crédito residencial. El 3 de noviembre, tras una revisión completa, confirmó el “A+”.

Ya iniciado 2017, el 9 de febrero, S&P subió el rating de Bankia un escalón hasta “BBB-” y mantuvo la perspectiva positiva. Eso supone que el banco ha recuperado el grado de inversión casi cinco años después gracias al fortalecimiento de su capital.

Fitch.

El 23 de febrero, elevó el rating de Bankia desde “BB+/Positiva” hasta “BBB-/Estable”, lo que supuso su vuelta a la categoría de grado de inversión (investment grade). Fue determinante para ello el aumento de “bb+” a “bbb-“ experimentado por el rating intrínseco, que desde diciembre de 2013 escaló cinco peldaños, como reconocimiento a la acelerada reestructuración del banco, la mejora en la calidad de sus activos y el fortalecimiento del capital. El rating a largo plazo se situó en “BBB-“, el rating a corto pasó de “B” a “F3” y el de la deuda subordinada, de “BB” a “BB+”. El 15 de febrero de 2017, Fitch Ratings ratificó la calificación a largo plazo del banco en “BBB-” y la perspectiva en estable.

El 26 de febrero, Fitch mejoró el rating de las cédulas hipotecarias desde “A-/Positiva” hasta ”A/Estable”, calificación que reiteró el 5 de agosto y el 4 de noviembre, después de que la agencia actualizara su metodología.

DBRS.

En el primer semestre de 2016, se solicitó a esta agencia con carácter público la asignación de ratings emisor, lo que hizo el 8 de julio sobre la base de una valoración de la fortaleza financiera intrínseca de Bankia. Los resultados, todos con perspectiva estable, fueron los siguientes: rating a largo plazo de deuda senior unsecured y depósitos, “BBB (high)”; rating a corto plazo de deuda y depósitos, “R-1 (low)”; rating a largo plazo de obligaciones críticas, “A”, y rating a corto plazo de obligaciones críticas, “R-1 (low)”. Los dos rating a largo plazo entran en la categoría de grado de inversión. Sobre las cédulas hipotecarias, DRBS ratificó la calificación “AA” el 21 de enero, el 14 de marzo y el 29 de abril, con motivo de sendas emisiones por un importe total de 2.282,5 millones. El 23 de junio, la elevó a “AA (high)” y el 23 de septiembre la confirmó.

Scope.

Bankia también solicitó durante el primer semestre a Scope la asignación de ratings a sus cédulas hipotecarias, que obtuvieron un “AAA” con perspectiva estable en la valoración realizada por la agencia ya en julio, teniendo en cuenta el nivel de fortaleza intrínseca, el marco legal y el análisis de la cartera vinculada a sus emisiones.

Moody’s.

En octubre de 2013 se puso punto final a la relación contractual con Moody’s, que aun así continuó publicando ratings de Bankia bajo el estatus de “No solicitados” y “No participativos”, a partir de la información pública disponible. El banco ha solicitado reiteradamente que deje de hacerlo, pero es potestad de Moody’s aceptar esa petición.

La consecución de todos los objetivos del Plan Estratégico 2012-2015, la positiva evolución del negocio bancario, la reducción de activos problemáticos y la mejora de la capitalización influyeron positivamente en el rating durante 2016.

EVOLUCIÓN DE LOS RATINGS DE BANKIA EN 2016 

Ratings emisor
   S&P  Fitch DBRS 
   DIC 15    DIC 16 DIC 15     DIC 16 DIC 15      DIC 16
Largo plazo  BB  +1  BB+  BB+  +1  BBB-  ---    BBB (HIGH)
Perspectiva  Positiva    Positiva  Positiva    Estable  ---    Estable
Rating Intrínseco  bb  +1  bb+  bb+  +1  bbb-  ---    bbb (high)
Corto plazo  B    B  B  +1  F3  ---    R-1 (low)
Ratings cédulas hipotecarias
   S&P  Fitch  DBRS  Scope
   DIC 15    DIC 16  DIC 15    DIC 16 DIC 15     DIC 16  DIC 15    DIC 16
Ratings A+    A+  A+  +1  A+  AA  +1  AA (high)  ---    AAA
Perspectiva Estable   Estable Positiva   Estable ---   --- ---   Estable