Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Menú Descargar memoria anual
Cerrar

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Gestión del riesgo
  3. Un pilar estratégico

Informe BFA - Bankia 2015 / Gestión del riesgoUn pilar estratégico

La gestión del riesgo es un pilar estratégico de la entidad. Su principal objetivo es preservar la solidez financiera y patrimonial del grupo, impulsando la creación de valor y el desarrollo del negocio de acuerdo con los niveles de apetito y tolerancia al riesgo determinados por sus órganos de gobierno.

Con este fin, la entidad proporciona las herramientas que permiten la valoración, el control y seguimiento del riesgo solicitado y autorizado, la gestión de la morosidad y la recuperación de los riesgos impagados.

En 2015, se avanzó notablemente en la dinamización del crédito, estableciendo límites individuales a la exposición, y en la eficiencia de los procesos de recuperaciones

En este marco de referencia, en 2015 culminó un proyecto de transformación de la función de riesgos para mejorar la calidad de la información y aportar mejores herramientas, con el objetivo de homologarla con las mejoras prácticas nacionales e internacionales. El plan concluido en 2015 fija los principios generales de la función de riesgos (ámbito global, independencia y compromiso de la Alta Dirección, entre otros) y crea un modelo organizativo integral de todo el ciclo de vida del riesgo.

Además, en 2015 se avanzó notablemente en la dinamización del crédito, estableciendo límites individuales a la exposición, y en la eficiencia de los procesos de recuperaciones. En este último caso, se introdujeron nuevas herramientas, se promovió una mayor especialización y se optimizaron determinados procesos, lo que contribuyó a la notable reducción de la inversión dudosa de Bankia en 2015. Estos progresos enlazan con el Plan de Transformación 2016-2018, que profundizará en la mejora de la gestión del riesgo.

Decálogo de la gestión de riesgos

  1. La función de riesgos independiente y global, que asegura una adecuada información para la toma de decisiones a todos los niveles.
  2. Objetividad en la toma de decisiones, incorporando todos los factores de riesgo relevantes, tanto cuantitativos como cualitativos.
  3. Gestión activa de la totalidad de la vida del riesgo, desde el análisis previo y la aprobación hasta su extinción.
  4. Procesos y procedimientos claros, revisados periódicamente en función de las nuevas necesidades y con líneas de responsabilidad bien definidas.
  5. Gestión integrada de todos los riesgos mediante su identificación y cuantificación, y gestión homogénea en base a una medida común (capital económico).
  6. Diferenciación del tratamiento del riesgo, circuitos y procedimientos, de acuerdo a sus características.
  7. Generación, implantación y difusión de herramientas avanzadas de apoyo a la decisión que, con un uso eficaz de las nuevas tecnologías, faciliten la gestión.
  8. Descentralización de la toma de decisiones en función de las metodologías y herramientas disponibles.
  9. Inclusión de la variable riesgo en las decisiones de negocio en todos los ámbitos: estratégico, táctico y operativo.
  10. Sincronía de los objetivos de la función de riesgos y de sus empleados con los de la entidad, a fin de maximizar la creación de valor.