Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Menú Descargar memoria anual
Cerrar

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Gestión del riesgo
  3. Política financiación en actividades comprometidas

Informe BFA - Bankia 2015 / Gestión del riesgoPolítica financiación en actividades comprometidas

Uno de los compromisos de Bankia es fijar criterios para promover las buenas prácticas bancarias. A tal efecto se definen políticas específicas en sectores o actividades potencialmente sensibles por sus implicaciones sociales, tales como inversiones o financiación en determinadas empresas de armamento, organizaciones implicadas en la violación de los derechos humanos o cualquier actividad que pueda suponer una vulneración a los derechos fundamentales del individuo.

En el sector armamentístico, la política establecida obliga a rechazar operaciones relacionadas con armas controvertidas (minas antipersona, municiones de racimo y armas biológicas o químicas). Asimismo, se prohíbe la financiación de proyectos para países en guerra o bajo embargo de la ONU.

En 2015 Bankia no ha detectado operaciones que entraran en conflicto con estas políticas, lo cual sugiere que cualquier proyecto potencialmente comprometido es descartado antes de entrar en el circuito formal de decisiones de financiación

El compromiso de Bankia obliga también a rechazar la financiación de operaciones con empresas que se haya acreditado que vulneran los derechos humanos en aspectos tales como las condiciones laborales, la libertad de asociación, la seguridad en el trabajo o la igualdad. La existencia de hechos aislados no constituye prueba suficiente de falta de respeto a los derechos fundamentales.

Similares restricciones se adoptarán en el caso de actividades ilegales, como el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo, la evasión fiscal, el fraude o la corrupción.

La Dirección de Control Interno de Riesgos es la responsable de llevar a cabo un control trimestral para comprobar que no se formalizan operaciones con clientes que desarrollan estas actividades. En 2015 Bankia no ha detectado operaciones que entraran en conflicto con estas políticas, lo cual sugiere que cualquier proyecto potencialmente comprometido es descartado antes de entrar en el circuito formal de decisiones de financiación.