Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Menú
Cerrar

Sección de idiomas

ES

Fin de la sección de idiomas

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Gestión del riesgo
  3. Principales novedades de 2014 y retos para 2015

Informe BFA - Bankia 2014 / Gestión del riesgo Principales novedades de 2014 y retos para 2015

Las principales actuaciones desarrolladas a lo largo de 2014, así como las previstas para 2015, buscan mejorar la gestión y control de los riesgos de la entidad, en el marco del Plan de Transformación de la Función de Riesgos diseñado en junio de 2013, adaptar al banco al nuevo entorno regulatorio (Basilea III) y regulatorio (Mecanismo Único de Supervisión), y contribuir a dinamizar la concesión de crédito para acompañar la recuperación económica.

Las nuevas iniciativas buscan mejorar la gestión y control de riesgos, adaptarla al nuevo entorno regulatorio y
dinamizar la concesión de crédito para acompañar la recuperación económica.

El Plan de Transformación de la Función de Riesgos supuso arrancar en 2013 un total de 71 proyectos, de los que quedarían 31 iniciativas pendientes de finalizar a cierre de 2014. Entre los proyectos finalizados en 2014, cabe destacar:

Creación de la Comisión Consultiva de Riesgos

El Consejo de Administración de Bankia autorizó en octubre de 2014 la creación de una Comisión Consultiva de Riesgos a la que se le atribuyen funciones consultivas y de asesoramiento al Consejo en materia de supervisión y control de riesgos. Las funciones ejecutivas las mantiene la Comisión Delegada de Riesgos. Esta medida supone una mejora del gobierno corporativo y da cumplimiento a lo recogido en la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de Entidades de Crédito.

Definición e Implantación del Marco de Apetito al Riesgo

El Marco de Apetito al Riesgo fue aprobado por los Consejos de Bankia y BFA del 23 y 24 de septiembre, respectivamente, lo que supuso importantes cambios en la gestión y control del riesgo de la entidad.

Revisión e industrialización de la función recuperatoria

Se avanzó considerablemente en la implantación de la herramienta informática Recovery, que permitirá conjugar una recuperación eficaz y eficiente con la reducción de recursos humanos tanto en servicios centrales como en las direcciones territoriales y de negocio que está aplicando la entidad. En el año concluyó exitosamente la implantación del módulo de gestión recuperatoria de Sociedades de Recobro, y quedan pendientes los módulos de Litigio y Concursos, y de Gestión Amistosa y Prelitigio, que previsiblemente se implantarán durante el primer semestre de 2015.

Modificación del Esquema de Facultades de Riesgo de Crédito

El Consejo de Administración de septiembre también aprobó un nuevo esquema de Facultades de Riesgo de Crédito, cuyas características más importantes son la simplificación en el método de cálculo, el establecimiento de curvas isorriesgo en términos de consumo de capital, la tendencia a la unificación de la instancia de decisión para toda la operativa generada por cada grupo económico, la introducción del concepto de programa financiero dentro del marco de facultades (permitirá una mayor flexibilidad y agilidad en la autorización de operaciones) y la introducción de nuevos niveles de delegación a nivel de oficinas de particulares y centros de empresas, que permitirá realizar un mayor control y discriminación en función del uso demostrado de las delegaciones.

Documentación y formalización de procesos

Se formalizaron los procesos de trabajo, con el fin de que estén debidamente documentados y sean consultables y auditables tanto interna como externamente, incluido el supervisor único europeo.

Entre las iniciativas más importantes incluidas en el Plan de Transformación que se desarrollarán durante 2015 destacan las siguientes:

  • Implantación del Marco de Planificación de Capital.
  • Diseño e implantación de un Plan de Recuperación.
  • Implantación del proceso de autoevaluación de la suficiencia de liquidez.
  • Desarrollo de un esquema de límites de crédito basado en la optimización de la rentabilidad ajustada al riesgo y dentro de los niveles de apetito al riesgo establecidos por el Consejo de Administración.